Cosas que hay que tener en cuenta antes de adoptar un pastor australiano

Back to Blog
pastor australiano

Cosas que hay que tener en cuenta antes de adoptar un pastor australiano

¿Estás en busca de un cachorro inteligente, atlético, fácil de entrenar, devoto, que te lea la mente y que pueda convertirse en tu brazo derecho en el hogar? Entonces quizá un pastor australiano sea el tipo de perro que necesitas.

Pero no te confíes, por muy hermosos e inteligentes que sean estos australianos, no son para todo tipo de temperamentos.

Si quieres saber si este es el compañero que estás buscando para llevar a casa, a continuación, te compartimos algunos puntos clave a considerar antes de tomar la gran decisión.

 

Necesita mucho ejercicio

Los pastores australianos pueden ser de muy energéticos a moderados, y si entrenas bien al tuyo, podrías conseguir un gran compañero para hacer ejercicio o caminatas.

Suelen ser perfectos para realizar cualquier actividad al aire libre. La palabra clave aquí es “actividad”, ya que son atletas extraordinarios y con mentes agudas; literalmente, no hay deporte de perros en el que no se destaquen. Encuentra el que ambos puedan disfrutar y pasarán años de diversión juntos.

pastor australiano

 

Es dominante y controlador

Una de las cosas que debes saber sobre los australianos es que son líderes por naturaleza y les gusta estar a cargo. Estos son perros que han sido criados durante generaciones para pastorear específicamente el ganado vacuno y ovino. Si no hay, comenzarán a hacerlo contigo, a tus hijos, a otros perros, gatos o cualquier cosa que puedan.

Son dominantes, y no es algo que oculten mucho. Por esto mismo, la gente que convive con pastores australianos debe establecerse como el líder de la manada lo antes posible, o el perro pronto estará a cargo de la casa y tomará las decisiones.

La estrategia con un pastor australiano no es regañarlo ni amenazarlo cuando presente un mal comportamiento, sino más bien alentarlo y premiarlo cuando reaccione correctamente a su entrenamiento. Esto suele ser más efectivo con esta raza.

 

Propenso a ciertas enfermedades 

Muchas razas de canes son propensas a la displasia de cadera, principalmente por una sobrealimentación a edad temprana.

Otro tema de salud importante con los australianos es la epilepsia, que en perros se presenta de forma muy similar a la de los humanos, con la que una anormalidad en el cerebro conduce a espasmos musculares y temblores.

En la epilepsia humana a veces no existe una causa identificable, pero las convulsiones en los perros a menudo se controlan bien con medicación diaria.

 

Es apegado en exceso

El pastor australiano es el tipo de perro súper sociable y cariñoso que siempre quiere estar contigo. Se cuentan anécdotas de gente que incluso se ha caído de las escaleras porque el amor de su can lo ha llevado a meterse entre sus piernas.

Para evitar accidentes, es importante saber que los australianos necesitan sentirse parte de la manada, por lo que el ser abandonados puede hacer que se vuelvan muy traviesos o demandantes. ¿Estás demasiado ocupado para este perro? Entonces mejor consigue un pez dorado.

pastor australiano

Lee también: Cosas que hay que tener en cuenta antes de adoptar un perro pomerania

 

Necesita un “trabajo”

Así como hay personas que buscan una misión en la vida, hay perros que nacieron para cumplir una tarea, y lo exigen literalmente a ladridos, y el pastor australiano es uno de estos. Estos canes viven para trabajar.

Pero no tendrás que quebrarte mucho la cabeza, pues el trabajo de tu amigo puede ser tan simple como vigilarte a ti, a otra mascota, a los niños o a la casa mientras no haya nadie.

También puedes asignarle algo más complejo, como correr con agilidad, pastorear ovejas o realizar trabajos de búsqueda y rescate. Recuerda: estos compañeros son muy inteligentes y necesitan una guía firme y mucho liderazgo; si uno no les asigna un trabajo, ellos encontrarán uno.

 

No es ideal para adoptantes primerizos

El pastor australiano no es exactamente ideal para principiantes en el mundo de los perros. Podría decirse que se recomienda más para adoptantes con experiencia.

Si a pesar de ser novato en perros, estás dispuesto a comprometerte con un can de esta raza, con todo lo que eso conlleva, y quieres educarte en sus características —cómo piensan y por qué hacen lo que hacen—, puede que quizá, al final, te la pases muy bien conviviendo con un pastor australiano.

 

Tira mucho pelo

El pastor australiano es esponjoso y peludo, y con todo ese pelo no se puede negar que estos perros mudan mucho, quizá demasiado.

Si no te gusta ver tanto pelo de perro en tus muebles, alfombras y pisos, un australiano probablemente no sea para ti. Pero si estás dispuesto a afrontar el reto, debes saber que sus capas de pelo no suelen requerir mucho recorte, pero sí mucho cepillado.

pastor australiano

Hay que cuidar zonas específicas de su cuerpo, por ejemplo, las patas; es posible que tengas que recortarle un poco para que tu amigo esté más cómodo y tenga un aspecto aseado. También tendrás que cuidarle los oídos, y para ello debes conseguir unas tijeras para pelo, muy útiles para eliminar el exceso en esa área.

Si no quieres tener que batallar mucho peluqueando a tu pastor australiano, podrías considerar contratar a un profesional o llevarlo a una estética canina. A veces es mejor dejarlos en las manos de expertos.

Back to Blog