Cosas que hay que tener en cuenta antes de adoptar un perro afgano

perro afgano

¿Estás pensando en que un perro afgano se convierta en tu compañero canino? Entonces considera lo siguiente:


Su pelaje necesita bastante mantenimiento

Una de las características más distintivas del perro afgano es su glorioso pelaje, el cual no se mantendrá así porque sí; su cuidado depende completamente de los dueños.

En vez de cortarle el pelo a la menor provocación, te aconsejamos dejarlo crecer de forma natural durante el mayor tiempo posible. Esto asegura que el grosor se mantenga uniforme, lo cual es excelente para el perro.

Entre el tiempo que tendrás que dedicarle a la semana, deberás reservar una hora para mantener su pelaje en excelentes condiciones. Tener un perro afgano significa que tendrás que volverte un poco experto en estética canina.

perro afgano

Se trata de un can que necesita que le dediquen tiempo extra para bañarlo y arreglarlo, especialmente durante los primeros catorce meses, ya que esto garantiza que su pelaje crezca de la manera más saludable posible.

Un acondicionador para perros será de gran ayuda para esta raza, ya que hacer que cepillarlo sea más sencillo.


Es algo difícil de entrenar

El perro afgano es autosuficiente, orgulloso y reservado entre los extraños, pero rápidamente se entusiasma y se vuelve terriblemente devoto de aquellos que se convierten en su familia. Esto dificulta las mudanzas y cambios de casa repentinos, sobre todo cuando son adultos.

Ten en cuenta que un perro afgano, aparte de inteligente, también es tremendamente autónomo. Es por ello que es muy difícil de entrenar; se le suele comparar con los gatos en términos de carácter.

Utiliza siempre refuerzo positivo en el entrenamiento de tu perro afgano para determinar qué le motiva, como premios, juguetes o elogios. Prepárate para dedicar mucho tiempo y esfuerzo si quieres entrenarlo de forma correcta.


Salta muy alto

El perro afgano requiere carreras regulares de larga distancia en un área abierta. Siempre que lo dejes andar sin correa, procura que la puerta esté debidamente cerrada y que la barda o reja sea lo suficientemente alta porque pueden saltar muy alto.

Toma tus precauciones, ya que debido a su gran impulso de presa, su encuentro con una mascota pequeña o peluda en un paseo o caminata podría terminar en una carrera sin sentido. Sin embargo, puede convivir en armonía con un gato, siempre y cuando se les incite a socializar adecuada y gradualmente.

El perro afgano será un excelente compañero de apartamento si le permites realizar el ejercicio diario necesario. Es una mascota doméstica tranquila y de bajo mantenimiento, ya que rara vez ladra, muda de pelo o babea.

Tiene un fuerte instinto de deambular y siempre debe mantenerse con correa o en un patio amplio y con rejas seguras.


Puede ser distante contigo

En algunos casos, el perro afgano llega a ser reservado y desconfiado con los extraños y las personas que recién conoce; no lo culpes, es debido a su naturaleza leal y protectora.

Tiene una personalidad peculiar; no es el tipo de can que te recibirá con entusiasmo en la puerta. Si bien no correrá a hacerte fiestas y a lamerte la cara, puedes contar con que su vínculo emocional contigo será fuerte y amoroso.

Lee también: Cosas que hay que tener en cuenta antes de adoptar un shih tzu


Es muy sensible a su entorno

El perro afgano es muy sensible y es posible que no le vaya bien en hogares con ruidos fuertes o ambientes caóticos.

No es uno que se adapte fácilmente; se toma su tiempo para familiarizarse con gente nueva y lucha por adaptarse a diferentes entornos. Le encanta lo tranquilo y, a menudo, se estresa ante los cambios ruidosos. Se asusta fácilmente.

perro afgano



Necesita una dieta especial

El perro afgano tiende a ser delgado, y la prominencia característica de sus huesos de la cadera pueden llegar a ser más un problema estético que de salud. Pero recuerda que se trata de una raza que requiere una dieta equilibrada —rica en proteínas de calidad— para prosperar.


No es ideal para adoptantes primerizos

Esta raza requiere mucho mantenimiento y puede ser demasiado para dueños primerizos. Otro detalle que ya mencionamos es la naturaleza distante del sabueso afgano, lo cual suele desanimar a algunas personas.

También recuerda que requiere mucho esfuerzo en cuanto al entrenamiento, lo cual puede ser complicado.

[porto_block id=”619″]