Cosas que hay que tener en cuenta antes de adoptar un perro galgo

perro galgo

Desde sus piernas largas, y su pecho delgado, hasta su cintura recogida y sus poderosos muslos, el perro galgo está hecho para la velocidad. Se trata de una de las razas más rápidas del mundo; canes que nacen para arrasar en las carreras. Pero ¿están hechos para la vida en casa? A pesar de su instinto de depredador y su anatomía, este perro puede llegar a ser una mascota sorprendentemente dócil y afectuosa, siempre y cuando el humano sepa respetar su particular carácter.


No es muy sociable

El perro galgo no es muy sociable y se le cría principalmente para carreras y actividades deportivas. Sin embargo, si quieres que tu can sea más casero, debes acostumbrarlo a las personas y a otros animales. Este proceso es importante para su crecimiento general durante las sesiones de entrenamiento.

Para ello, debes fomentarle la amistad con otros animales. Te recomendamos sesiones de entrenamiento en conjunto con otros para ayudarle a ganar confianza. Esto también eliminará problemas de conducta como la timidez excesiva y la agresividad.


Le da frío fácilmente

El perro galgo no posee mucha grasa —ni pelo— en su delgado y aerodinámico cuerpo. Esto es bueno para sus carreras, pero malo para las bajas temperaturas, pues facilita que la raza sufra de frío fácilmente.

Si piensas adoptar uno, tendrás que ayudarle a que se mantenga abrigado. Adecúa una cama de espuma gruesa —forrada con mantas cálidas— para su descanso; y nunca estará de más algún abrigo especial para durante esos paseos al parque en temporada de frío.


Es propenso a enfermedades muy específicas

El perro galgo es relativamente más saludable que otros, pero sí llega a enfermarse. Resulta una buena práctica llevarle a revisiones con regularidad y tener al día su expediente médico desde el momento de la adopción. A continuación, cinco de las enfermedades más comunes en galgos:

  • Osteosarcoma: tipo de cáncer que suele afectar los huesos largos.
  • Hinchamiento o torsión gástrica (dilatación-vólvulo gástrica): un trastorno potencialmente mortal en donde el estómago se retuerce y atrapa gases.
  • Hipotiroidismo: una baja producción de hormona tiroidea, lo que provoca diversos problemas.
  • Dental: tienen predisposición a problemas dentales como enfermedad periodontal y pudrición de colmillos.
  • Lesiones en piel y llagas por presión: la piel fina y la exposición a condiciones externas pueden provocar lesiones en piel y llagas por presión.

Lee también: Cosas que hay tener en cuenta antes de adoptar un perro afgano


Le gusta perseguir cosas

El perro galgo es implacable a la hora de perseguir señuelos, por lo que si no ha sido criado con gatos, su instinto de caza puede activarse al estar cerca de un felino. En estos casos, te recomendamos mantenerlo asegurado y con un bozal de canasta mientras se lo presentas gradualmente.

Como sabueso, el perro galgo puede detectar una ardilla a unos metros de distancia y salir corriendo tras ella sin pensarlo. Este instinto es fuerte en la raza, por lo que siempre debes mantener al tuyo con correa durante los paseos al aire libre.

perro galgo



No está tan acostumbrado a vivir en una casa

Aunque el perro galgo de pista se siente cómodo estando rodeado de gente, todo lo relacionado con habitar una casa puede ser una experiencia nueva para él o ella. Ten en cuenta que las aspiradoras, timbres, pisos de madera resbaladizos, alfombras, escaleras, juegos de pelota, niños ruidosos, ventanales y, posiblemente, viajar en automóvil son elementos que lo pondrán nervioso recién llegado a tu casa.

Es posible que no entienda el concepto de ventanas amplias, por lo que podrías ayudarlo colocando una marca de “X” con cinta adhesiva, para que comprenda que hay una barrera allí y evitar que salte o se lastime.

perro galgo

Al presentarle sonidos y experiencias, recuerda hacerlo gradualmente, para que logre adaptarse bien y a su tiempo. Algunos galgos necesitan ser adiestrados en casa; comienza dándole al tuyo un espacio propio y paseos regulares para ir al baño hasta que entienda la idea de vivir en casa.

Fuentes: New York Dog Nanny

[porto_block id=”619″]